¿Cómo se trabaja la igualdad en nuestras aulas?

Desde Primaria hasta Bachillerato, en Institució desarrollamos un plan de igualdad con el que se pretende educar a niños y niñas sin estereotipos de género.

Alcanzar la igualdad implica el compromiso de todos los agentes sociales. En este sentido, el ámbito educativo és imprescindible. Los centros educativos deben ser protagonistas activos a la hora de promover el desarrollo integral de cada alumna y alumno, para que sean capaces de alcanzar su plena realización y de ejercer sus derechos y libertades con el máximo respeto posible a los principios democráticos de convivencia.

La familia es la primera responsable de la educación de los hijos y el colegio es el entorno inicial de socialización y construcción de la cultura. La familia es lo más importante; el colegio colabora y potencia su acción educadora. Las dos juntas proporcionan modelos de conducta. Por eso es fundamental que, como comunidad educativa, compartan objetivos, transmitan una cultura que reconozca y respete las diferencias entre personas y promuevan la igualdad, el respeto mutuo, la colaboración y el trabajo en común.

El colegio es un contexto propicio para que todo el alumnado interiorice que la igualdad debe ser esencial. Con su potencial transformador, el colegio tiene la capacidad de transmitir que, hombre y mujer, con sus diversas maneras de ser, pensar y hacer, son idénticos en dignidad y derechos. El colegio debe formar a todo el alumnado para convivir en el contexto actual, cada vez más globalizado, en el que el contacto con otras culturas, formas de pensar, ser y expresarse, es más frecuente y profundo que nunca; igualmente, los planes de igualdad de los centros educativos deben de ayudar a reconocer a los grupos más vulnerables socialmente y enseñar al alumnado a acercarse a los demás desde el respeto y la igualdad.

Educar en igualdad comporta un aprendizaje personal y social de valores que promueven hábitos. Es una labor que afecta al profesorado y al personal no docente, porque debe involucrar a las familias y a toda la comunidad en general.

¿Cómo lo hacemos en los colegios de Institució?
La igualdad real implica celebrar las diferencias ontológicas entre hombre y mujer, una fuente de riqueza, pero, a su vez, combatir las diferencias de género, en forma de prejuicios sexistas, que han surgido históricamente por, sobre todo, disminuir las oportunidades personales, sociales, culturales y laborales de la mujer. Para superar estas discriminaciones, cada colegio de Institució dispone de su propio Plan de Igualdad.

Los valores de igualdad se incorporan en todas las actividades que se realizan en los centros de Institució, y están orientados a toda la comunidad educativa: padres y madres, personal docente y no docente y alumnado. Se procura que la igualdad, o las actividades relacionadas con este plan que desarrollamos en todos nuestros colegios, no se consideren algo aislado, sino que se relacionen con todas las actuaciones del centro.

Igualdad de oportunitades de mujeres y hombres
Desde nuestros colegios impulsamos la igualdad de oportunidades en todos los ámbitos y un buen ejemplo es el trabajo que hacemos para reducir la brecha de género existente en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM), que persiste desde hace años en todo el mundo.

Según datos de la UNESCO, la matrícula de estudiantes femeninas es baja en el campo de la tecnología de la información y la comunicación, con un 3%, ciencias naturales, matemáticas y estadísticas, con un 5% e ingeniería, con un 8%. En cambio, los datos de las alumnas de nuestros colegios en este sentido son muy diferentes, con valores tres o incluso cuatro veces superiores a la media.

Pero ¿cuántas científicas, matemáticas o ingenieras salen de un colegio como La Vall?




Desde nuestros colegios hacemos todo lo posible por personalizar la educación de cada niño y niña y adaptarnos a sus ritmos de aprendizaje. Por este motivo, hemos apostado decididamente por la formación del profesorado como elemento decisivo para progresar y dotar de las herramientas y de la metodología necesarias para atender la diversidad en el colegio.

Para que la igualdad sea real, eficaz y pueda comportar cambios, debe incluir e integrar la diversidad y la diferencia.


Liderazgo ético
Noticia