usuari 
passwd 
        

INFANTIL

Arròs tres delícies (blat de moro,pèsols i pernil dolç)
Llom arrebossat amb enciam i tomàquet
Gelat

 

SEGUEIX-NOS

|

INSTITUCIÓ

es recomendable seguir unas pautas claras y fijas para conseguir que el hábito del sueño esté bien adquirido."

El sueño
Alumnes
09.02.2018
El sueño

El pasado día 19 de enero, Amelia Hunter, Sleep Consultant Assistant de Baby Sleep Solutions, nos dió muy buenos consejos para las familias con hijos de 0 a 3 años

Ya desde bien pequeños es necesario ayudar a los bebés a adquirir unos hábitos saludables de sueño. Dormir no es negociable, no es ni un lujo ni un vicio, sino una necesidad ya que descansar correctamente predispone a estar más receptivo con el entorno.

Cuando un niño no duerme bien acostumbra a sentise irritable, cansado, lento, triste, poco concentrado, sin paciencia….

Prácticamente todos los niños sin trastornos médicos o neurológicos importantes tienen la capacidad de dormir bien. Pensar o creer que nuestro hijo no es capaz de ello puede tener una significativa influencia en cómo se desarrollan sus patrones de sueño y nuestra acción para ayudar a dormirlo no es la más adecuada e incluso, inconscientemente, puede generar malos hábitos; Toda la familia sufre.

Un niño tiene un problema de sueño si:

  • Tiene patrones de sueño irregulares
  • Se despierta repetidamente durante la noche
  • Necesita apoyo parental para volver a dormir
  • Se despierta demasiado temprano o tarde por la mañana
  • Está excesivamente soñoliento durante el día

Tu hijo debería:

  • Dormir las horas necesarias recomendadas para su edad
  • Conciliar el sueño rápidamente
  • Dormir bien por la noche
  • Despertarse solo y feliz por la mañana
  • Hacer las siestas apropiadas para su edad
  • A partir de los 6 meses ser capaz de dormir toda la noche sin intervenciones

A la hora de dormir es recomendable seguir unas pautas claras y fijas para conseguir que el hábito del sueño esté bien adquirido.

PAUTAS PARA DORMIR BIEN:

1-. Elegir la misma hora  y lugar para acostarlo cada día porque así se sentirá seguro.

Orientativamente a partir de los 4 meses es aconsejable sacarlo de la habitación padres, porque si se tarda más, se dan más cuenta y así se evita que se percaten del cambio. Dormir aparte ya será normal para ellos.

2-. Crear una rutina previsible: EJ: Baño, pijama, cena, cuento y dormir.

Rutina máxima de 30 minutos. En familias numerosas priorizar el sueño del peque.

Sería ideal primero cena, baño, pijama, cuento y dormir.

3-. Acostar al niño estando despierto.

Si has estado meciendo, alimentando o calmando a tu bebé para que se duerma, esto va a parecer algo difícil de conseguir, pero es el paso más importante.

Bebé que duerme sin ayuda acostumbra a conciliar el sueño de manera independiente y permanece dormido durante toda la noche.

4-. Si tu bebé se despierta durante la noche, espera unos minutos antes de intervenir (hacen ruiditos, lloriquean y puede ser que solitos se calmen).

Si se necesita nuestra intervención: hablar en voz baja, no luz, acariciarle suavemente, palmaditas = actitud segura y tranquila. Tener una misma frase que asocie a que tiene que dormir: “te quiero, descansa” y repetirla si se despierta.

5- Buscar excusas del por qué se despertó puede generar más vicios.

Hay que evitar sustituir el pecho por otro vicio (Saco pecho pero le doy la mano) Vale más que nos quedemos presentes en el dormitorio unos momentos y poco a poco ir acortando este tiempo.

6- Evitar que se duerma con el pecho o el bibe. Si ocurre, acostumbran a tener un ciclo de sueño de 45 min. Y despertarse es un shock: se durmió de una forma y se despierta de forma distinta. Importante, pues, no quedarse dormidos dando la toma.

7- Es recomendable dormir en cuna hasta los dos años y medio – tres porque, hacia esta edad, el cerebro está más preparado para resistir la tentación de levantarse de la cama, a no ser que se trate de un niño muy autónomo, que sabe conciliar muy bien el sueño, que no necesita de chupes ni nada y duerme toda la noche.

8- Si lloran por la noche levantarlo de la cuna y calmarlo, máx. hasta los 6 meses, después, cuando son más mayores es conveniente calmarlos dentro de la cuna.

A partir de los 6 meses ya tendría que haber reducido mucho las tomas de la noche (solo 1).

7- Que con el vómito no consigan lo que quieren: cambiarlos, besito y a dormir con la frase. (tener en cuenta voz y luz).


Información extraida de la sesión impartida por Amelia Hunter- Sleep consultant




galeria de fotos
  • El sueño
|