usuari 
passwd 
        

Arabell Educació Infantil

Cigrons vegetals
Hamburguesa de vedella a la planxa amb ceba
Mandarina

Arabell

Cigrons vegetals
Hamburguesa de vedella a la planxa amb ceba
Mandarina

 

SEGUEIX-NOS

|

INSTITUCIÓ

La respuesta a la crisis del matrimonio y de la familia se ha de vincular de forma más incisiva a la nueva evangelización"

Cómo preparar el próximo sínodo sobre la familia
capellania
Cómo preparar el próximo sínodo sobre la familia

George Weigel da algunas pistas para que el Sínodo de Obispos de 2015 sobre la familia fortalezca la visión y la experiencia cristiana sobre el matrimonio.

Entre el Sínodo extraordinario de2014 y el ordinario de 2015, la Iglesiatiene una oportunidad para refl exionarsobre lo que, a juicio de GeorgeWeigel, pretende el Papa Franciscocon la convocatoria de estas dosasambleas: analizar la crisis del matrimonioy de la familia en la sociedadactual, y relanzar la propuesta de laIglesia católica sobre el amor humanocomo respuesta a esa crisis. Así loexplica en un largo artículo publicadoen First Things (enero 2015).Para Weigel, investigador en elEthics and Public Policy Center deWashington y autor de dos completasbiografías sobre Juan Pablo II, eldeseo del Papa de impulsar la pastoralfamiliar de la Iglesia se ha visto deslucidoen parte por una serie de causas.El enfoque informativo de muchosmedios no contribuyó a entenderel objetivo del Sínodo de 2014, ya queoptaron por explicar el proceso sinodalcomo una lucha de poder entreprogresistas compasivos y conservadoresintransigentes.Pero los medios no fueron losúnicos culpables: el escenario se volvióconfuso desde el momento en quecambió la anterior praxis informativasobre las sesiones: en vez de publicarlas intervenciones completas, la secretaríadel Sínodo optó por distribuirresúmenes que, según Weigel, nosiempre eran fi eles al espíritu de lasdiscusiones.Otro error fue que en el documentode trabajo elaborado a mitad de Sínodo se colaran un puñado deconclusiones ajenas al sentir comúnde los padres sinodales, lo que fuecorregido en el documento fi nal (cfr.Aceprensa, 21-10-2014).

Verdad y misericordia van de la mano

En sintonía con las tres inquietudesexpresadas por el Papa, Weigel ofrecepistas para preparar el Sínodo de 2015.Propone, en primer lugar, afrontarlos debates públicos sobre el matrimonioy la familia “con más datosque anécdotas”. Se trata de mostrarque las verdades de la Iglesia sobreel amor y la sexualidad dan lugar afamilias más felices y a sociedadesmás humanas que las que propician ladeconstrucción postmoderna.Weigel recomienda tomarse másen serio el enfoque pastoral que SanAgustín sintetiza con la imagen de “laescala del amor”, un proceso gradualpara ayudar a las personas a buscar elbien, partiendo de su situación concreta.También el Sínodo extraordinariode 2014 se refi rió a la “ley de lagradualidad” descrita por Juan PabloII en el número 34 de la Familiarisconsortio. Esta orientación, advierte Weigel, no puede usarse de espaldasa la verdad sobre el matrimonio yla familia, que es el ideal al que sepretende acercar paulatinamente a laspersonas.

Para relanzar la nueva evangelización

Tras quedar patente en el Sínodo de2014 que no había consenso en tornoa la polémica “propuesta Kasper” dereadmitir a la comunión a los divorciadosvueltos a casar, la preparacióndel próximo Sínodo es una oportunidad–opina Weigel– para aclarara los fi eles ciertas enseñanzas de laIglesia que esa polémica puede haberoscurecido.En el Sínodo de 2014, el Papapidió a los padres sinodales quehablasen con franqueza y valentía.Weigel cree que esta petición puedesecundarse mejor si el Sínodo de 2015se encarrila por otros derroteros. “Elcambio más importante tiene quedarse en la actitud. La secretaría delSínodo debe comprender que existepara servir a los padres sinodales”.La respuesta a la crisis delmatrimonio y de la familia se ha devincular de forma más incisiva a lanueva evangelización.

Aquí ayudaría,dice Weigel, incorporar comoauditores y expertos a profesores delInstituto Pontifi cio Juan Pablo IIsobre el matrimonio y la familia, conlos que no se contó para el Sínodo de2014. Según Weigel, estos profesoresdestacan no solo por ser pioneros enel desarrollo de la teología del cuerpo,sino también por su experiencia pastoralen ambientes culturales hostiles.


|